lunes, 13 de febrero de 2012

Hablar por hablar...

Hablando del siempre y del jamás…Del hoy y del mañana…Del ayer y el nunca más…Hablando de ti, de mí o los demás…Hablar por hablar…Escribir por rellenar los huecos vacíos de tiempo perdido que las redes sociales seguramente terminarán de colmar.

Hablando de huecos vacios…De huecos por rellenar…Huecos que se crean de la nada y que añoran tiempos pasados del presente más actual. Hablando de felicidad, curioso tema que se empeña en salir en todos y cada uno de mis escritos.

Es preciso hacer un Alto en el camino. Y no, no soy yo ese alto. Es el hueco más relleno jamás creado. Ese al que sólo le hacen falta 5 minutos después de ser moldeado y quitado el molde para aferrarse a un simple deseo que alberga millones de pensamientos sin sentido con intenciones claras de reencuentro, de momentos increíbles sin necesidad de derrochar demasiada energía. 5 minutos tan sólo de separación son precisos para que se empiece a crear ese sentimiento de necesidad.

Juego de dos, donde no hay vencedor ni vencido, donde no se gana ni pierde, donde el miedo queda desterrado a otro mundo lejano porque en este no queda espacio para él mientras rememos en la misma dirección. Juego serio, donde la locura es el digno juez que dicta sentencia y el buen humor es el ambiente reinante que acompaña el transcurrir de los días.

Y en medio de tan aparente contradicción ser capaces de encontrar el equilibrio y la cordura tan ansiados para aquellos que no son capaces de entender que es posible consistir en una sucesión de imposibles, que se puede ser feliz así y así lo siento…

Y hablando de sentimientos…no miento…cuando digo que bajo el suelo que piso hay soterrado unos buenos cimientos…Suficientes para empezar a construir lo ya construido de forma irreversible, lo que algunos llaman el habitáculo del amor…Ese tan temido desde tiempos inmemoriales, ese por el que juré no volver a pasar, ese…

Ese en el que hoy me quiero quedar, ese en el que una mirada sirve como llave para abrir la puerta de una habitación repleta de enigmas a cada cual más sorprendentes, ese donde no importa el cómo seas porque no te pienso soltar, ese dónde se funden dos almas errantes que vagaban en un mundo de cuerdos y que ahora tienen su propio mundo. Aunque aún no sé…si el mundo está preparado para ello.

JR

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada