sábado, 11 de agosto de 2012

De otro mundo...

Hace 21 años que llegué a este extraño y a la vez extraordinario planeta. Sorprendente forma de vida, fascinante forma de relación entre humanos. Increíble que existan guerras sangrientas, dialécticas, digitales e incluso guerras en apariencia. Pero también puede parecer increíble que la guerra que más se estile por estos lares sea aquella que atañe a la razón y al corazón. La guerra de sentimientos. Las guerras que una vez iniciadas, no tienen vuelta atrás hasta quedar vencedor o vencido. No existe la paz en los asuntos del corazón, porque nadie ha encontrado aún la fórmula para ganar una tregua de amor entre dos.

Camuflado entre los humanoides he podido observar un funcionamiento similar al que utilizan ciertos animales. Se busca una presa y se hace lo imposible por conseguirla, aunque para ello haya que librar duras batallas sin sentido que no siempre acaban bien. La realidad no es un cuento de fantasía donde un príncipe rescata a su princesa y viven felices eternamente. Ese es vuestro mayor problema: soñáis despiertos, pero sin creer que el sueño es real. La felicidad existe en la medida que tú quieras ser feliz. Existe una respuesta para cada pregunta. Si alguna vez consigues encontrar la respuesta a tu pregunta no la dejes escapar y aprueba el examen de tu vida. Todavía no he llegado a comprender el porqué os hacéis llamar entre vosotros seres racionales. Espero poder hacerlo algún día…

Mi especie se caracteriza por un aprendizaje constante. Tratamos de aprender de los errores que cometéis y los incorporamos a nuestra forma de vida. Probablemente nos equivoquemos en el modo de actuación, probablemente seamos superados por cuantas formas de vida existan en el universo infinito, pero luchamos ciegamente por construir día a día un nuevo mundo donde erradicar guerras absurdas que impidan la felicidad de los nuestros y donde podamos compartir lo mejor de cada uno de nosotros con alguien especial que el destino nos regala. Y recuerda, el destino…lo escribes tú.

 JR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada