miércoles, 16 de diciembre de 2015

Erecciones Generales

Si algo sabemos seguro de lo que ocurrirá el próximo 20D es que habrá erecciones generales. Y es que después de lo visto en el último debate a cuatro (qué debió ser a más), todos acabarán ganando por amplia mayoría. Y es que otra cosa no, pero hacer lo imposible para no tener que reconocer nuestros errores se nos da de puta madre. Así pues, al final de noche, el que más y el que menos de los electos y electores acabarán con una buena erección.




Sin lugar a dudas, nos enfrentamos a unas elecciones diferentes. Muchos frentes abiertos y casi ninguno con más de dos dedos de lo mismo. 

Pongan bien su voto en su sobre, escojan con cabeza, no se equivoquen, que la rajita de la urna es la misma para todo hijo de vecino. Y si yerran, quitenle hierro al asunto, reconozcan sus errores, que no somos políticos en busca de pastores. 

Y tengan o no erecciones, no duden en hacer buenas elecciones. En juego está nuestro futuro, el de todos, no solo el de aquellos a los que le va la vida jodidamente bien. Miremos también por los demás. ¡Boten, boten, boten! Y para botar, hay que ir a VOTAR, que las reglas ortográficas no os confundan ni la proximidad de la b y v, que aunque cerca no son lo mismo ni de lejos. Es tiempo de quitarnos los complejos.

Voten, boten, voten. Hagan el amor. Ríanse. Sean felices. Abracen, sobretodo abracen, que la vida son dos días y hay que querer. Quieran. Puedan. Cambien el mundo en lugar de dormir la mona, que ya se sabe que la mona aunque se vista de seda, mona se queda.
No se queden. Apuesten. Arriesguen. Ilusionense sin ilusionismo. Aprecien sin poner precio y prioricen sin ser prisioneros de los colores y las siglas. Pongan el corazón en su mano, no se escondan. Siéntanse libres. Séanlo.











jueves, 19 de noviembre de 2015

Tesoros

Guardo tesoros que no valen nada. Nada. Trozos de papel mojado por las lágrimas, rotos por la ira, arrugados por su pasado-pisado, descoloridos por el paso del tiempo. Guardo trozos de papel pegados, por si un día se me olvida que de su ungüento aún me alimento. Amarillos, verdes, blancos, rayados y cuadriculados. Papel, al fin y al cabo. Celulosa, trofeo preciado. Frases irrelevantes carentes de significado. Sonrisas encerradas en la cárcel del pecado. Pecadores que no entienden confesiones de otras manos. La procesión va por dentro. Silencio y vuelta a empezar. Guardo tesoros que lo valen todo. Todo.







martes, 5 de mayo de 2015

Alma errante

Ya no queda nada, todo está destruido. Solo, triste y solo, un alma errante trata de encontrar su camino. Pájaro herido en una guerra de olvido que le persigue como justo destino. Jodido. Jodido está quién no se encuentra y cesa en el desatino de perderse entre discos de vinilo. Vorágine de sucesos acontecidos restando a quién suma con paciencia desmedida en el abismo de la comprensión. Estigma de una metamorfosis vana con claros tintes de indiferencia. El alma errante ahora es la feria señorial de los ricos. Blanco de críticas carroñeras y burlas malintencionadas que sacuden con fuerza al pájaro herido. Sin oídos presentes, pero con el alma y la mente. Ponzoñosas costumbres encubridoras de manzanas rojas con carácter retroactivo. El viento sopla siempre en la misma dirección, pues siempre vuelve. Curiosidad, deseo, angustia o desesperación. La razón de la sinrazón. Silencio, ya vuelve. Ahí está otra vez, descifrando lo indescifrable con el disfraz de la no interacción dejando su huella inconfundible. Vuelve quién no vuelve volviendo a dónde no iba a volver jamás. El alma errante no devuelve, pues forma parte de su sufrimiento cotidiano. Ni sangre roja ni azul en sus adentros, solo vomitiva como la de esos seres tan siniestros. Recuerda la cuerda que es cuerda mientras no se asoma al precipicio de la locura. La loca no es loca sin su cuerda bien atada a la cintura, pero ya no hay ataduras. Por eso la loca vuelve a por su cuerda, pero recuerda como se ahoga cuando la convierte en soga. El alma errante no vende complejos en el mercadillo de la existencia, pues existe y seguirá existiendo aunque su sintagma se vea truncado por el truco de algún mago de pacotilla que le muestre la realidad de su inverosímil incoherencia convirtiéndolo en dos monosílabos sin incidencia. El alma seguirá siendo alma difuminando su esencia por los derroteros del errante, que seguirá errando mientras tanto. El pájaro herido construirá su capullo para convertirse en mariposa, pues la herida es del tal profundidad que ahora son los gusanos quiénes de él se alimentan. El pájaro herido no entiende de almas errantes, solo de heridas sangrantes. Son los gusanos los que con su presencia dictan sentencia. Magistrados de la vida, despreciada por quienes habitan cuerpos alquilados.



Las almas errantes no se detienen. Nunca se quedan. No importa las redes que se lancen o las trampas que se enciendan. Las almas errantes no avisan ni se manifiestan. Simplemente se van sin saber atrás lo que dejan. Las almas errantes no son malvadas o destructivas, solo yerran. 

jueves, 26 de marzo de 2015

Introspecciones

Siempre me ha asustado mirar dentro de mí... ver quién soy realmente. Y ahora que me asomo a este inmenso abismo compruebo que mis miedos no iban desencaminados.

Aún quedan flores sin marchitar en este jardín abandonado. Que me perdonen las letras si solo escribo para que se ahoguen mis penas entre llantos. Que me perdone la música si me aferro a ella para no pasar a mejor vida.

Los cobardes siempre mueren. También, los valientes tardíos... Necesito un milagro. Una salvación. Dos hostias. Alguien que aún pueda darme un empujón que me desvíe del camino hacia el precipicio.

Mis monstruos tienen una oscura historia detrás que nunca ha visto la luz. Siempre hay monstruos más grandes, ocultos, acechando entre las sombras. Monstruos malos que engendran criaturas que por más que lo intentan no les sale ser buenas.

Solo, estoy solo, aunque me engañe con ilusionismo. Mute. <Socorro. Auxilio>. Mute. La gente que está sola no tiene voz. A veces hasta se les achaca ausencia de corazón. Y no se equivocan.

Aunque las sombras me persigan a todas partes, trataré de seguir brillando hasta que mi estrella se apague...

Falta poco.




viernes, 20 de marzo de 2015

Eclipse de Sol en Mí sostenido

He perdido. He perdido la cuenta de la sinfonía en la que vivo. La música no se detiene entre desatino y desatino. Silencio. Y es que no atino. No atino con las notas musicales que parecen no querer acompañarme en mi camino...

El Sol sigue saliendo por el Este. La Tierra continúa girando en la misma dirección. La Luna no está dispuesta a que se vuelvan a mirar, por eso se interpone entre los dos. Eclipse de Sol. La Tierra se queja: "En Mí es mayor". Eclipse de Tierra desde el Sol.



Sol y Luna se miran a la cara sin temor. Chispas brotan entre las nubes que se cruzan enturbiando la situación. Tierra se moja la cara día sí y día no. Hoy llueve. Aún quedan restos de ese amor. Restos que servirían para consolidar cualquier otra relación. Relación entre astros elegidos por inanición.

El tiempo corre. La Luna avanza veloz. Sol, solo ve media cara a Tierra y Tierra, solo ve media cara a Sol. Sol, coge la mano a Tierra. Tierra, coge la mano a Sol. La Luna, poderosa, mete más presión y avanza en su conquista hasta que Sol y Tierra se pierden de vista.



- ¡No me sueltes!- se gritaron ya sin voz.

Y entonces...algo les soltó. Seguía siendo amor. Imponente, la Luna quedó en Mí sostenido, proyectando su sombra sobre un alma oscura, que tarareaba su canción. El tiempo se detuvo, el volumen de la música aumentó. Nadie escuchó lo que tenían que decirse, ni siquiera ellos dos.

Permanente la Luna se volvió. En silencio, media vuelta, sin decir adiós. Con media sonrisa, porque en el fondo algo se habían guardado del otro con resignación. Ahora tenía una nueva misión.

Encontrar sentido a mi uni-verso:

Aunque el amor se oculte entre las secuelas del tiempo lunar, yo lo mantendré eterno, intacto, hasta despertar.

...


Un día, la Luna se moverá. Volveremos a ver al Sol brillar. Sol y Tierra se girarán. Se volverán a mirar y entonces, entenderán la necesidad de la Luna en sus vidas. Sacarán del bolsillo aquello que, con cariño, habían guardado. Y sonreirán, haciendo a la Luna eclipsar. 




Deja que me quede dormido en el eclipse de tu mirada.



lunes, 2 de marzo de 2015

Un zombie a la intemperie

Tiene la música la cualidad de adaptarse a nuestros sentimientos, experiencias y emociones. Las canciones, nos abrazan fuerte hasta que las hacemos nuestras o nos terminan de romper. Estamos hechos de canciones y las canciones están hechas de nosotros.Y ésta, sin temor a equivocarme, esta hecha para mí, probablemente para ti y para muchos otros más. Quién sabrá. Y es que una historia que termina, se está repitiendo de la misma manera, forma e intensidad, con distintos personajes, en otro lugar.

“Por ti, volví por ti, pero no te vi. Si no estás, solo soy un zombie a la intemperie. Sin ti, me fui a buscarte a ti y ahora el dragón se ríe de mí..."


jueves, 26 de febrero de 2015

Hecho sin hache, pero con té.


El tiempo pasa como el puñado de arena que se esfuma entre mis dedos y me es imposible permanecer impasible ante sus gritos inservibles. Menos en cuerpo que en mente, pues la mente paraliza cualquier atisbo de reacción loca y desenfrenada. ¿Qué puede perder alguien que no tiene nada que perder?

El olvido hace mella. Todo se ve ahora más borroso y desenfocado, pero lucho día tras día por aportarle nitidez. Será que tengo algo más de "masoca" que de humano, pero es que hay una voz que en mi cabeza no se puede apagar; una imagen, que me niego a borrar. Y es que debo haber creado ya unas ciento veinte copias de seguridad.

Seguridad, es quizás lo que me faltó para no derrumbar toda una religión. Lo bueno es que las cosas desde lejos se ven mejor, aún siendo un miope en extinción. Hice un máster en valoración. Una carrera de fondo en arreglos del corazón.¡Malditos los métodos existentes para comprobar que el amor era de verdad! Y en sus dosis infinitas es imposible acabar con él, como imposible es que deje de existir la silla de oficina por más ropa que se le eche encima. Aprender a convivir con ello, aprender con-sin.

Paso horas y horas tratando de buscar una explicación visualizando películas de miedo, comedia y amor. Noches de tormenta, mañanas en calma. Termino en mi cabeza los planes inacabados y lloro de la emoción. Aún quedan pelos largos atrapados en mi habitación. Figuras de hama que brillan en la oscuridad animando a mi dignidad. Ideas de figurantes disfrazados figurando hacer el amor. Canciones extasiadas por una mala acústica cuyos autores desisto en reconocer. Momentos que, tal vez, sería mejor quemar pero que al fin y al cabo conforman mi identidad. La debilidad en mi habilidad con el trazo es más que evidente. Ya no miro a los ojos a la gente, porque la comparación es inevitable y todos están vacíos, ni la gente mira a los míos. Ya va siendo hora de dejar de escribir este hastío que ni siquiera sé porque lo escribo. Será que esta noche he soñado contigo y me acordé de ti.

¡Cómo cuesta decir, reconocer, esconder, entretener, asimilar, olvidar y perder de vista o la pista que se echa de menos! Por eso, te hecho sin hache, pero con te, con te de te echo (sin hache) de menos con té.


Sé que de todo esto ya nada volverá, soy más que consciente de ello. Por más ganas que yo tenga de recuperar lo que había...una vez un barquito "chiquetito". Llámalo amistad. La decisión de maltratarme con utopías es solo mía. Y es que, hasta en ausencia, me aportas vida. No perderé la esperanza de que se abra la rendija de esa ventana y entre el sol. Un intercambio de miradas iluminadoras de almas, uno más, y sin mediar palabra gritar sin desgracias hasta en inglés o chino mandarín si se precisará un qué suerte que recapacitaras. Ojalá y se abriese esa ventana... para compartir un último té.


El té está servido, en una taza interestelar,¡corre que se enfría! Aunque seguramente puedo esperar...  ya son trescientas treinta y tres tazas las que he tenido que tirar.








viernes, 6 de febrero de 2015

Si bebes, no tengas hijos

Hace ya algún tiempo salió en España la campaña de tráfico y responsabilidad ciudadana: "Si bebes, no conduzcas". Ésta debería ser extensible a los proyectos futuros de vida de las personas. Si bebes, no tengas hijos. No le arruines la vida a alguien que probablemente esté mejor sin existir. Dale la oportunidad de decidir, de vivir como un niño tiene que vivir. Que el engendro de una puta noche de borrachera no sea la puta tragicomedia de la desesperación, el sufrimiento y el desencanto en una continuación de despropósitos de larga duración. Si bebes, déjalos vivir sin vivir y no en un sin vivir en vida. Si bebes, no bebés.



sábado, 17 de enero de 2015

Au-sencia

Camino de la mano de una gran ausencia. Ausencia que me acompaña desde que decidiera asomar la cabeza en aquella fría sala de hospital una mañana de Diciembre. Ausencia que se acrecienta conforme pasan los años. Años, que no pasan en vano y que poco a poco van cargando esa mochila que ya se hace insoportable...

Si la ausencia es la no presencia, ¿por qué va pesando tanto?

Porque está presente. Porque cada tarde el ser que debe ser tu guardia y custodia, la fábrica de tus abrazos, el cerrojo de tu castillo, el sustento de tu escenario, se vuelve monstruo carcelario. Abrazado a una botella de alcohol que aviva mi llanto. Surcando los mares de la indolencia lanzando cañonazos hacia nuestro castillo que anda ya casi derribado. Y en la orilla aguarda tu llegada la demencia.

Muero lentamente entre vaivenes de gritos y portazos. Y esta muerte lenta duele más que un puñal clavado en el corazón. Y no callan las voces enfermas. Y no callan, que no, que no. Y quizás la vida nos haga un favor, si te mueres tú o si me muero yo.

¿Quién calma este dolor? Cuándo siguen resonando en mi cabeza el enfermizo tintineo de los hielos cayendo sobre el vaso. ¿Cómo? Si sabes que por tu puta culpa perdí a la persona que más quería, a quién casi sin quererlo por fin me comprendía. Sigue bebiendo para olvidar que cada mañana recuerdas que tú eres el problema y siente cómo se borra tu hijo del sistema, porque yo no tengo padre...yo, nací en una patera. Y en una pantera me convierto para defenderme de fantasmas inventados.

¡Qué duele, joder! Que duele ahogarse en el vaso de agua que se rompe cada semana. Que ya no hay vuelta atrás, que más temprano que tarde nos iremos para no morir con la ausencia que nos ofrece tu presencia, que cada vez está más cerca ese momento, esperando que no sea tarde para reconstruirse por dentro.

Sin más, defino la ausencia como la esencia del Au. ¡Au, cómo duele tu ausencia mientras sigo sintiendo tu presencia! Adiós. Buena suerte. Gracias por haberme jodido la vida. Ya no te quiero, ya no te quiero en la mía.