jueves, 26 de marzo de 2015

Introspecciones

Siempre me ha asustado mirar dentro de mí... ver quién soy realmente. Y ahora que me asomo a este inmenso abismo compruebo que mis miedos no iban desencaminados.

Aún quedan flores sin marchitar en este jardín abandonado. Que me perdonen las letras si solo escribo para que se ahoguen mis penas entre llantos. Que me perdone la música si me aferro a ella para no pasar a mejor vida.

Los cobardes siempre mueren. También, los valientes tardíos... Necesito un milagro. Una salvación. Dos hostias. Alguien que aún pueda darme un empujón que me desvíe del camino hacia el precipicio.

Mis monstruos tienen una oscura historia detrás que nunca ha visto la luz. Siempre hay monstruos más grandes, ocultos, acechando entre las sombras. Monstruos malos que engendran criaturas que por más que lo intentan no les sale ser buenas.

Solo, estoy solo, aunque me engañe con ilusionismo. Mute. <Socorro. Auxilio>. Mute. La gente que está sola no tiene voz. A veces hasta se les achaca ausencia de corazón. Y no se equivocan.

Aunque las sombras me persigan a todas partes, trataré de seguir brillando hasta que mi estrella se apague...

Falta poco.




viernes, 20 de marzo de 2015

Eclipse de Sol en Mí sostenido

He perdido. He perdido la cuenta de la sinfonía en la que vivo. La música no se detiene entre desatino y desatino. Silencio. Y es que no atino. No atino con las notas musicales que parecen no querer acompañarme en mi camino...

El Sol sigue saliendo por el Este. La Tierra continúa girando en la misma dirección. La Luna no está dispuesta a que se vuelvan a mirar, por eso se interpone entre los dos. Eclipse de Sol. La Tierra se queja: "En Mí es mayor". Eclipse de Tierra desde el Sol.



Sol y Luna se miran a la cara sin temor. Chispas brotan entre las nubes que se cruzan enturbiando la situación. Tierra se moja la cara día sí y día no. Hoy llueve. Aún quedan restos de ese amor. Restos que servirían para consolidar cualquier otra relación. Relación entre astros elegidos por inanición.

El tiempo corre. La Luna avanza veloz. Sol, solo ve media cara a Tierra y Tierra, solo ve media cara a Sol. Sol, coge la mano a Tierra. Tierra, coge la mano a Sol. La Luna, poderosa, mete más presión y avanza en su conquista hasta que Sol y Tierra se pierden de vista.



- ¡No me sueltes!- se gritaron ya sin voz.

Y entonces...algo les soltó. Seguía siendo amor. Imponente, la Luna quedó en Mí sostenido, proyectando su sombra sobre un alma oscura, que tarareaba su canción. El tiempo se detuvo, el volumen de la música aumentó. Nadie escuchó lo que tenían que decirse, ni siquiera ellos dos.

Permanente la Luna se volvió. En silencio, media vuelta, sin decir adiós. Con media sonrisa, porque en el fondo algo se habían guardado del otro con resignación. Ahora tenía una nueva misión.

Encontrar sentido a mi uni-verso:

Aunque el amor se oculte entre las secuelas del tiempo lunar, yo lo mantendré eterno, intacto, hasta despertar.

...


Un día, la Luna se moverá. Volveremos a ver al Sol brillar. Sol y Tierra se girarán. Se volverán a mirar y entonces, entenderán la necesidad de la Luna en sus vidas. Sacarán del bolsillo aquello que, con cariño, habían guardado. Y sonreirán, haciendo a la Luna eclipsar. 




Deja que me quede dormido en el eclipse de tu mirada.



lunes, 2 de marzo de 2015

Un zombie a la intemperie

Tiene la música la cualidad de adaptarse a nuestros sentimientos, experiencias y emociones. Las canciones, nos abrazan fuerte hasta que las hacemos nuestras o nos terminan de romper. Estamos hechos de canciones y las canciones están hechas de nosotros.Y ésta, sin temor a equivocarme, esta hecha para mí, probablemente para ti y para muchos otros más. Quién sabrá. Y es que una historia que termina, se está repitiendo de la misma manera, forma e intensidad, con distintos personajes, en otro lugar.

“Por ti, volví por ti, pero no te vi. Si no estás, solo soy un zombie a la intemperie. Sin ti, me fui a buscarte a ti y ahora el dragón se ríe de mí..."