miércoles, 16 de diciembre de 2015

Erecciones Generales

Si algo sabemos seguro de lo que ocurrirá el próximo 20D es que habrá erecciones generales. Y es que después de lo visto en el último debate a cuatro (qué debió ser a más), todos acabarán ganando por amplia mayoría. Y es que otra cosa no, pero hacer lo imposible para no tener que reconocer nuestros errores se nos da de puta madre. Así pues, al final de noche, el que más y el que menos de los electos y electores acabarán con una buena erección.




Sin lugar a dudas, nos enfrentamos a unas elecciones diferentes. Muchos frentes abiertos y casi ninguno con más de dos dedos de lo mismo. 

Pongan bien su voto en su sobre, escojan con cabeza, no se equivoquen, que la rajita de la urna es la misma para todo hijo de vecino. Y si yerran, quitenle hierro al asunto, reconozcan sus errores, que no somos políticos en busca de pastores. 

Y tengan o no erecciones, no duden en hacer buenas elecciones. En juego está nuestro futuro, el de todos, no solo el de aquellos a los que le va la vida jodidamente bien. Miremos también por los demás. ¡Boten, boten, boten! Y para botar, hay que ir a VOTAR, que las reglas ortográficas no os confundan ni la proximidad de la b y v, que aunque cerca no son lo mismo ni de lejos. Es tiempo de quitarnos los complejos.

Voten, boten, voten. Hagan el amor. Ríanse. Sean felices. Abracen, sobretodo abracen, que la vida son dos días y hay que querer. Quieran. Puedan. Cambien el mundo en lugar de dormir la mona, que ya se sabe que la mona aunque se vista de seda, mona se queda.
No se queden. Apuesten. Arriesguen. Ilusionense sin ilusionismo. Aprecien sin poner precio y prioricen sin ser prisioneros de los colores y las siglas. Pongan el corazón en su mano, no se escondan. Siéntanse libres. Séanlo.