#JRRelatos

Comparaba su vida con una vela encendida. Era el día de su cumpleaños. La vela sopló y los ojos cerró. Se consumió.


Cuanto más deseaba la lluvia, más atraía al Sol. Un día quiso Sol y lluvia fue la respuesta que consiguió.



Necesitó una vida entera para saber responder a qué quería ser de mayor...Quería volver a ser un niño.



Corría cuesta arriba. Contracorriente, contra viento. Sin aliento, pero vivo pareciendo medio muerto.



La piedra que aguanta, estoica, en el centro de la tempestad, llora por dentro, puesto que el agua penetra en sus grietas del tiempo.



¿He fracasado en la vida?-me pregunté-. ¿Cómo saberlo si aún no ha llegado a su fin?-me respondí-.

No hay comentarios:

Publicar un comentario